martes, 29 de junio de 2010

"Retazos de la infancia"


Cuando eres muy chiquito
que bonitas son las cosas.
Ves todo de color de rosas,
todo parece bonito.
En un castillo dorado,
tenía mi fantasía.
Lleno todo de alegría,
lleno de sueños alados.
------
Por un camino de flores
de colores muy diversos,
llegabas al universo
del mundo de los amores.
Era mi gran consejero,
un ave muy silenciosa.
Miraba todas las cosas,
con ojos de buen cubero.
------
Con su porte milenario
y de verde su vestido,
tiene un gesto muy sentido,
el pino muy solitario.
Es un paisaje perdido
donde la verdad florece,
que todo lo reverdece,
hasta el campo del olvido.
------
Higuera muy silenciosa,
con traje de mil lunares.
Eres reina de lugares,
de gente muy primorosa.
En tu sombra reposaba
con mis angustias vitales.
Evitándome los males,
los que la vida me daba.
------
Tiempos que ya no volverán.
Añorados, tan queridos.
Muy fuertemente sentidos
y que no se repetirán.
Como fruto muy maduro
mi corazón se ha quedado,
ya no lo riega el pasado,
es turno para el futuro.

jueves, 24 de junio de 2010

"Minimalismo II"


Anoche soñé
un amor diferente,
que ilusión.


Entristecemos
al quedar sin recuerdos
por la senectud.


Sembró la duda
y no la erradicó
hasta el final.


El Chiado:

Vivos recuerdos
de un amor sincero,
ahogaron dudas.

domingo, 20 de junio de 2010

"Minimalismo"


Su negativa

horadó mi corazón

como un puñal.




Una mirada

delata con ansiedad

amor secreto.

miércoles, 16 de junio de 2010

"Roble"


foto:Diem

" Roble "

Era tan grande su porte
vestido de verde intenso,
que con su ramaje tan denso
era guía, del buen norte.
Solo, se sentía el roble,
en el bosque de sus sueños,
luchaba por sus ensueños,
con su abolengo más noble.
De la noche rutilante,
al amanecer callado,
miró de frente al pasado,
con mirada desafiante.
Una lágrima le brotó
de sus ojos doloridos,
era el adiós sentido
para todo lo que pasó.

viernes, 11 de junio de 2010

"Tres sonetos"


Tres sonetos

Era una noche de primavera,
luna radiante y frescos olores.
El alma invadida por los temores,
abierta la puerta, entra la quimera.
Y la vi con carita muy sincera,
dándole como reina los honores;
evitándole los sinsabores,
la puse como icono en la encimera.
Cuando la primavera terminaba
un presentimiento vino a la mente,
miré a la encimera, ya no estaba;
tal como vino, sigilosamente,
se fue mi sueño, se evaporaba;
quedé trastornado como demente.
----------(soneto 8)¡ Bonitos son los amores soñados
y los que tienen grandes coloridos !
Aunque no físicamente vividos,
se parecen a los sueños alados.
Son personajes como cuentos de hadas,
no existen los sentimientos sufridos
y se ama sólo los sueños tenidos;
procurando acotarlos como vados.
Son como los aires que se respiran
llenando los pulmones, dando vida;
rotundos, eternos, nunca expiran.
Aunque la pena fuere muy sentida
y tus entrañas están que suspiran,
es el elixir que sana la herida.
----------(soneto 9)

Llega sencillo, cauto, sigiloso,
con cara de mañana primorosa,
esparciendo sus olores de rosa,
te cubre con su velo vaporoso.
Ingrávido te sientes, amoroso,
ente diferente, distinta cosa,
con la mirada de frente, tan hermosa,
el que te mira, se pone celoso.
Agua pura de la destiladera
que quita los amargos rencores,
que apagas los fuegos de la quimera;
el pan y la sal, de grandes amores,
celebrado por fiesta venidera,
donde tú estás, hay menos temores.
----------(soneto 10)

sábado, 5 de junio de 2010

"97"




" 97 "

Es un deseo tan osado,
igual a estrella rutilante y fugaz
en noche oscura.
Que deja a la razón triste
y llena de amargura,
por ser un deseo muy anhelado.
Se enternecen la lógica y la cordura,
ante la magnitud del deseo
ambicionado.
¡ Tanto tiempo encarcelado,
por presuponerle locura !
A raudales brota la ternura,
del corazón oprimido en el deseo.
¡ Qué todos miran como cuadro
de museo,
reconociendo su porte y hermosura !
Pero no le basta al corazón,
tantos reconocimientos y honores.
Y sólo pide clemencia a los dolores,
que le ocasiona la razón.
Le consuela y le mima la sinrazón,
que vuela su vida como bella mariposa,
la única capaz de hacer su vida hermosa,
y que acalla las voces de su corazón.