viernes, 27 de marzo de 2009

"Inocencia perdida" "SÁBADO LITERARIO"

Todos los días, todas las mañanas, pasaba por la misma casa el repartidor de periódicos. Desde que entraba al jardín para dejar el periódico, era la primera vez que veía al niño; que con la mano y el dedo apuntándole en forma de pistola le hacía: ¡ Pum, pum, pum! Simulando disparos contra él. Eso continuó así mientras iba por allí cada mañana.

Un día, el repartidor, pensó y se dijo: "Hoy le voy a seguir el juego, porque ya me tiene cansado, de que todos los días me dispare. Aunque sea de mentiras".

Al llegar al día siguiente por la mañana entró en el jardín como siempre y, observó que el niño estaba en el techo. El repartidor le apuntó con la mano y el dedo formando la pistola y le dijo: ¡ Pum, pum, pum y pum ! El niño cayó desde el techo hacia el suelo, el repartidor asustado corrió hacia él y le preguntó: "Niño, niño; ¿ te has hecho daño, estás bien...?

El niño le respondió un poco aturdido: " Yo nunca lo hice a propósito, ni te tiré a matar ".

lunes, 23 de marzo de 2009

"CANARINA CANARIENSIS"


"Canarina campanula (Canarina canariensis), bicacarera". Beiträge zur Kenntnis der Vegetation der Canarischen Inseln. Schenck, Johann Heinrich Rudolph. 1907

En su estudio sobre la flora canaria, el botánico alemán Johann Schenck incluye este endemismo, la Canarina campanula (actualmente Canarina canariensis), que denota como uno de los más bellos de las islas. Esta planta, presente únicamente en las islas centrales y occidentales (Gran Canaria, Tenerife, La Gomera, La Palma y El Hierro), se conoce vulgarmente como bicacarera o bicácaro. La Canarina canariensis es una trepadora que crece frecuentemente en zonas de laurisilva y destaca por sus singulares flores, campaniformes y anaranjadas. Sus hojas son triangulares con bordes dentados y sus frutos son tipo baya, carnosos, y de un sabor dulce, como apunta Schenck. La Canarina canariensis es la única especie de este género que crece en las islas. De hecho, el género Canarina sólo alberga tres especies en total.
Fotos: P. Ramos









martes, 17 de marzo de 2009

"SÁBADO LITERARIO"


"Noticia agradable"

A las dos de la tarde, en casa de Doña Obdulia, la planchadora, siempre se veía el Telediario. Desde muchos años atrás, seguía fielmente las noticias. Tenía esa costumbre. Era una mujer de ideas fijas, perseverante, rutinaria y minuciosa. Posiblemente conservaba estas características de su época de planchadora, trabajo que ejerció durante muchos años. Por su buen hacer, fue muy solicitada y buscada por la gente pudiente, porque no había otra como ella que planchara mejor las camisas. De ahí el nombre por el que era conocida.

De su juventud, no tenía ningún recuerdo agradable. Desde muy mocita, había alternado los trabajos de pinochera y planchadora. Trabajos muy duros, pero había que hacerlos para poder comer. De noche cerrada, hubiese buen o mal tiempo, se encaminaba a los montes para recolectar la pinocha. El jornal no se conseguía fácilmente; en la recogida había que trabajar muchas horas. Eran tiempos muy difíciles, pero ella nunca se quejó. Muy de vez en cuando decía: " es mi sino ".

Amores sólo había tenido uno. Cuando llevaba un año de relación, su novio se fue a Cuba y nunca más tuvo noticias de él. Se evaporó. A partir de ese momento, cerró la puerta de su corazón y jamás la volvió abrir. También su madre se encargó y ayudó a frustrar cualquier posibilidad, espantando a los pretendientes que se le acercaban. Hasta que ya no hubo ninguno.

Un día llegó a sus manos un catálogo, y vio una foto que la impactó. Pensó que la imagen era de sueño, conseguir ser algo así. Era tan maravilloso e increíble, que deseó con todas sus fuerzas ser la chica de la foto. Se volvió una mujer soñadora. Y empezó a incubar un sueño. Sabía que era inalcanzable pero siguió soñando en él. Lo hizo suyo, construyendo un subterfugio para su vida. Jamás , se lo contó a nadie; ni amistades, ni familia, ni tan siquiera a su madre. Ya sabía de antemano la respuesta que le daría.

Con el paso de los años, lo acontecido diariamente y las noticias que veía, casi siempre lo comentaba con su buena amiga y comadre Petronila. Tenía con ella un grado de complicidad y confianza bastante bueno, pues no en vano se conocían desde siempre. Los avatares y pormenores de sus vidas, se los sabían perfectamente. Las dos comadres, con un cafecito en la mano, acostumbraban a diseccionar la actualidad diaria, llegando a la conclusión de que cada día se vivía peor. Argumentaban entre ellas, que nunca se había visto nada semejante. Diariamente al ver las noticias del Telediario, parecía que había llegado el apocalipsis. Un rosario de cosas terribles: guerras, muertes, destrucción y otras cosas tremendas, eran el contenido de los Telediarios. Nunca había un espacio para las noticias agradables, por si acaso hubiera alguna.

Se levantó por la mañana con la sensación de que algo le iba a suceder, así lo creía y tenía esa premonición. No sabía el por qué de esa extraña inquietud, pero lo pensaba así y su corazón lo confirmaba. Transcurridas unas horas, ya se había olvidado de la pesadumbre de la mañana.

Una vez más, a las dos de la tarde, ya estaba sentada delante del televisor esperando ver las noticias. Lo hacía tomándose el cafecito, en compañía de su comadre. En principio, la entrada del Telediario fue diferente a como lo hacía habitualmente. También el comienzo del informativo no era el mismo; el de siempre, el de las malas noticias. El locutor, comenzó hablando de la relevancia de una mujer. Relataba el homenaje que La Scala de Milán, le rendía a una importante " prima donna " del mundo de la Opera; por su brillante y magnífica carrera de muchos años.

Excitadisíma por la emoción, comadre Petrolina exteriorizó en voz alta lo que pensaba y exclamó:
- ¡ Dios mío, bendito sea Dios. No me lo puedo creer, pero si es usted la homenajeada, comadre Obdulia ! - Agregando a continuación con respeto y admiración-. ¡ De figura de la opera y muy guapa !

Las dos comadres no daban crédito a lo que estaban viendo, se miraron incrédulas. Los ojos abiertos como platos, sorprendidas, estupefactas, no podían creer lo que estaban presenciando. Las dos comentaron que se habían pasado con la mistela de café. Se lo reprocharon mutuamente. Al mismo tiempo, hablaban atropelladamente negando lo que estaban viendo, y diciéndose que no podía ser cierto. Se preguntaban entre ellas; ¿ si no sería un montaje, o tal vez, una alucinación producida por la mistela ?


viernes, 13 de marzo de 2009

" ELEMENTOS "

Los griegos (el primero de ellos Empédocles) distinguieron cuatro elementos: fuego, agua, aire y tierra, añadiéndose a partir de Aristóteles el que algunos consideraron "quinto elemento", el éter, que como envoltura radiante del aire que envuelve a su vez a la tierra participaba de ésta y de aquél.

El Renacimiento gustó de personificar los elementos en divinidades antiguas: la tierra en figura de Cibeles, el agua en Neptuno, el aire en Juno y el fuego en Vulcano.
La doctrina de los elementos la recibe Occidente de la Antiguedad griega, especialmente de Tales de Mileto y Empédocles, y da pie a numerosas especulaciones.


"Agua"

"Fuego"
"Aire"

"Tierra"


martes, 10 de marzo de 2009

- Sábado Literario - "Anuncio solidario"


Empresa sin ánimo de lucro. Oferta para quien lo pueda necesitar: cursos de reciclaje de sentimientos.
Nuestros cursos, con personal docente muy especializado, le dedican al proyecto educativo ,gran parte del tiempo a lo práctico.
Principio básico del curso. Se retomará y perfeccionará el respeto por los mayores. Trabajando al mismo tiempo, la manera de fomentar e incentivar las muestras de cariño.
Asimismo, se tratará de inculcar la empatía, la solidaridad y la ayuda. Para aliviar a los damnificados que la puedan necesitar, en estos tiempos duros y de crisis.
También, se luchará para que afloren más las sonrisas, para combatir a ser posible el infortunio y la adversidad. Con el fin,de poder conseguir, algunos momentos felices.
Sólo se pide dos condiciones de inclusión al curso:
- Tener buen corazón.
- La predisposición al aprendizaje.